el-yo-como-alcachofa

El post introductorio lo puedes encontrar en este enlace.

El yo como alcachofa.

Esta es la segunda de las dos metáforas con las que intetamos dar una explicación filosófica a quiénes somos. Para ello os dejamos con la comparación que hacemos de el yo como si fuera un alcachofa. Este peculiar modelo, es que la personalidad de la persona está compuesta de capas, sin un núcleo concreto. Estás capas se van añadiendo a través del tiempo y nuestra interacción con el mundo.