Red Lips

El problema no es la satisfacción del deseo. La clave es cómo sabemos lo que deseamos. No hay nada espontáneo en lo que deseamos. Nuestros deseos son artificiales, nos tienen que decir qué es lo que deseamos. El cine nos dice qué desear.

Los seres humanos no nacemos naturalmente en la realidad, para poder actuar como gente normal que interactúa con otras personas tenemos que ser instalados donde el orden simbólico radica. Si este orden simbólico se destruye, la realidad se desintegra (el orden simbólico – orden simbólico social).

La voz no es parte de nuestro cuerpo orgánico. Sale de dentro de nuestro cuerpo. Cuando hablamos con alguien siempre ocurre una especie de ventrilocuismo, como si algo saliera de nosotros, la voz. Hay un desequilibrio fundamental entre nuestra energía psíquica (libido) que es inmortal (sin final) y nuestros cuerpos finitos y mortales.

Nosotros mismos somos el alien que nos invade el cuerpo, la posesión que controla nuestros cuerpos. Nuestro ego es una fuerza alien que controla el cuerpo. La voz del ser humano es parte de este extraño que nos controla. La fantasía hecha realidad es una pesadilla. La apariencia tiene una parte importante de realidad.

Manuel Bermúdez Vázquez.

Imagen: Christine Roth