No parece deseable que el mercado sea el que marque los ritmos a la universidad, porque esta perdería su independencia y su papel como espectador crítico de la sociedad...

No parece deseable que el mercado sea el que marque los ritmos a la universidad, porque esta perdería su independencia y su papel como espectador crítico de la sociedad, perjudicando en gran medida el pensamiento libre y crítico que es deseable que fomente. Pues bien, ya en el periodo de George Santayana como profesor de filosofía de la Universidad de Harvard, existían procesos de mercantilización de la educación universitaria. El siguiente fragmento recoge la crítica* de Santayana a este respecto, señalando con el dedo al presidente Eliot, con quien siempre mantuvo una relación fría y distante y quien nunca apoyó a nuestro filósofo.

George-Santayana-filosoque

*Personas y lugares, p. 426.